Publicidad

jueves, mayo 31, 2007

¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)?

La mayoría de los estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime).

Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:

"En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa del Infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas.

En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones. La mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al Infierno.

Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al Infierno.

Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial.
Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno. Según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del Infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas.

Hay dos posibilidades:

1. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.

2. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele.

¿Qué posibilidad es la verdadera?:

Si aceptamos lo que me dijo Teresa en mi primer año de carrera ("Hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo"), y teniendo en cuenta que logré acostarme con ella ayer de noche, la posibilidad número dos es la verdadera. Doy por tanto como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado.

El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado y ya no acepta más almas, está, por tanto, extinguido. Deja así al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar "¡Oh, Dios mío! ¡Oh, Dios mío!"

Dicho estudiante fue el único que sacó "sobresaliente"

lunes, mayo 07, 2007

La pena de la papa por Macaria España

En la escuela todo mundo me hacía burla. Mis compañeros menospreciaban mi pálida y lisa piel. La redondez de mi cuerpo los ofendía, pero jamás sentí que las agresiones fueran sólo por eso. A al sandía nadie le decía que parecía de 12 meses de germinación. Todos se encajaban conmigo.

La zanahoria, con su estilizada figura me decía: Anda Papa, lárgate de aquí, vete a un teibol. Tú eres sólo un tu-bér-culo. No sirves para más.

Decidí hacer caso a los consejos. Termine de teibolera en el cabaret Vegeteibol. Buena paga y poco trabajo.

Una noche, me tocaba realizar mi show. El Vegeteibol estaba a reventar. Yo salía con mis tacones punzantes y subí al escenario. Llevaba poco más de dos minutos en la pista cuando varios parroquianos comenzaron a gritarme: ¡No sabes moverte, eres una papa!

Ahora sí; estaba frita.